Coincidiendo con la reciente redacción de nuevas estrategias de vacunación para la prevención de la meningitis por parte del Ministerio de Sanidad, el 24 de abril se celebra el día mundial de la meningitis con el eslogan “Todas las meningitis importan”.

La meningitis es una inflamación de las membranas (meninges) que recubren el cerebro y la médula espinal. Se manifiesta principalmente con fiebre, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, rigidez de nuca y disminución del nivel de conciencia.
La mayoría de meningitis están causadas por virus, pero también pueden estar causadas por bacterias (meningococo, neumococo o hemophilus) y más raramente por parásitos y hongos. No todas las meningitis pueden prevenirse con vacunación. Actualmente, los calendarios de vacunación incluyen vacunas antimeningocócicas contra el serogrupo C, contra el neumococo y contra el haemophilus influenzae; algunos países y regiones incluyen también, atendiendo a criterios epidemiológicos, vacuna contra el meningococo de los serotipos B, A, W e Y.

La meningitis por meningococo está producida por la bacteria Neissera Meningitidis, concretamente los tipos que la causan con mayor frecuencia son A, B, C, W e Y (existen 13 serogrupos de meningococo). Esta bacteria no solo es responsable de la meningitis, también es la principal causa de la enfermedad invasiva grave en la edad pediátrica con una mortalidad del 10% y causante de secuelas graves en un 20-30% de los que sobreviven, además de sepsis y otras infecciones menos graves.
Algunas personas pueden transportar esta bacteria en la nariz y garganta sin padecer la enfermedad, pero sí transmitirla, ya que se contagia por las gotitas expulsadas por vía respiratoria.

Los adolescentes y adultos jóvenes son los que más propagan la enfermedad y los más susceptibles de contagio.

Desde el 2014 se ha observado un aumento de la prevalencia de enfermedad meningocócica, fundamentalmente en las causadas por los serogrupos C, W e Y, pero manteniéndose como primera causa el B. Esto ha llevado a buscar diferentes estrategias de vacunación, modificando así los calendarios vacunales de algunos países. En España desde el año 2000 se vacuna de Meningococo C (MenC), administrándose a los 4, 12 meses y 12 años de edad. Además, disponemos de vacunas Meningococo B (MenB) y vacunas tetravalentes contra los serogrupos A, C, W e Y (MenACWY), financiadas por el sistema de salud para poblaciones de riesgo.

El pasado mes de marzo el consejo interterritorial del Sistema Nacional de Salud español, ha alcanzado un acuerdo en relación a la vacunación frente la enfermedad meningocócica invasiva. De tal manera, se sustituirá la vacunación sistemática de los 12 años de MenC por la vacuna tetravalente (ACWY) y se realizará una vacunación de rescate en personas de 13 a 18 años. Esta novedad se introducirá a lo largo del 2020 en el calendario sistemático. No obstante, hay comunidades autónomas (Canarias, Castilla y León y Andalucía) que ya han decidido también sustituir la dosis de MenC por la MACWY a los 12 meses. La Asociación Española de Pediatría también recomienda la sustitución de esta vacuna a los 12 meses y administrar la vacuna MenB a los lactantes.

Frente  al meningococo no debemos bajar la guardia. Hay que mantener una actitud  vigilante para poder llevar a cabo distintas estrategias según la epidemiología del momento.