El Virus del Papiloma Humano (VPH) es un virus que puede afectar la piel y las mucosas. Se han identificado más de 200 tipos diferentes de los cuales 40 son capaces de infectar la mucosa vaginal y anal en la mujer o el hombre con más o menos virulencia.

¿Cómo se transmite el virus del papiloma?

El VPH es la infección por transmisión sexual más frecuente pues el virus se transmite mediante el contacto con la piel y las mucosas. Cualquier persona con una vida sexual activa que tenga contacto por vía oral, vaginal  o anal (incluso sin penetración) con otra que esté afectada por el VPH puede ser contagiada. Se estima que el 80 % de las mujeres sexualmente activas contactan con al menos 1 tipo de VPH a lo largo de su vida, y esta proporción aumenta en los hombres.

¿La vacuna es efectiva?

La vacuna contra el VPH es  altamente eficaz (entorno al 100%) para los virus que incluye la vacuna  si se administra antes de que la persona haya estado en contacto con el virus, es decir antes de haber iniciado las relaciones sexuales. Cuantas más personar estén vacunadas, más posibilidades existen de evitar la circulación del virus y aumentar la protección cruzada de otros VPH no incluidos en la vacuna.

¿Solo  tienen que vacunarse las niñas?

Es recomendable que el colectivo de hombres jóvenes se vacunen también para beneficiarse de la protección contra el VPH ya que para ellos no hay programas para la detección precoz de cáncer.

En España, el sistema nacional de salud incluye y financia la vacunación universal en niñas de entre 11 y 12 años y los sistemas de salud de las comunidades autónomas incluyen, además,  recomendaciones y financiación para determinados grupos de riesgo. Así, por ejemplo, en Catalunya se incluye la vacunación en el caso de hombres que practican sexo con hombres hasta los 26 años, trabajadores (mujeres u hombres) del sexo hasta los 26 años, personas que han sufrido una agresión sexual y mujeres y hombres con infección por VIH hasta los 26 años y mujeres con diagnostico de neoplasia intraepitelial cervical moderado o avanzado (NIC 2 o superior) o adenocarcinoma endocervical in situ (AIS)

En este sentido, es importante que el personal sanitario informe a los adolescentes, a sus padres o a todas aquellas personas incluidas en grupos de riesgo sobre la importancia de la vacunación contra el VPH aunque no la tenga financiada.

¿Es segura la vacuna?

Si, sin lugar a dudas, la vacuna es segura y no presenta más riesgo que cualquier otro medicamento. Las contraindicaciones y posibles efectos adversos, vienen descritos en el prospecto y la ficha técnica del producto que pueden ser consultados en las web de las agencias del medicamento estatales o territoriales (CIMA en España). La controversia que persigue a esta vacuna sobre la seguridad de la misma hace que la tasa de vacunación no sea tan elevada como en otras vacunas. Desde la OMS, el FDA, los CDC y sociedades científicas se ha descrito que la tasa de efectos adversos es similar a la de otras vacunas. Un estudio descriptivo realizado en la comunidad Valenciana la tasa de reacciones adversas era similar a la de otras vacunas administradas  en las mismas edades.

Algunos adolescentes y preadolescentes pueden desmayarse después de recibir una inyección es por ello que se recomienda que estén sentados, acostados y se usen medidas de distracción durante la administración de la vacuna.