Con la llegada de la temporada de vacunación antigripal, se multiplican las consultas sobre que preparado vacunal administrar, que vía usar o que contraindicaciones presentan los pacientes medicados con Sintrom®

Las personas que padecen alteraciones de la coagulación o que reciben tratamiento con anticoagulantes presentan más riesgo de hematomas y  sangrado posterior a una punción o administración de inyectables pero, por otro lado estas personas son población de riesgo y se les recomienda la vacunación (no solo la antigripal) para evitar ciertas enfermedades.

La vía de administración de las vacunas puede ser, oral, intramuscular, subcutánea, intradérmica o intranasal y cada uno de los distintos preparados vacunales tiene una indicación específica de administración según viene establecido en la ficha técnica del fabricante (en el anterior post os indicamos como consultarlas). Es importante respetar la vía de administración del preparado vacunal, con el fin de evitar la alteración de la efectividad y no aumentar la reactogenicidad.

Vacunar por vía intramuscular a una persona con alteración de la coagulación o en tratamiento con anticoagulante es seguro y eficaz, y el riesgo de sangrado es mínimo si siguen las siguientes recomendaciones:

  • Para la administración intramuscular, se tiene que utilizar una aguja de un calibre máximo 23G  (el sangrado está relacionado con el calibre de la aguja y no con la longitud). Recordemos que cuanto más grande es el número G menor es el diámetro
  • Después de la administración hay que realizar una fuerte presión en el punto de inyección entre 2 y 5 minutos (sin frotar, ni masajear). El lugar anatómico recomendado para la inyección es el brazo, concretamente en el musculo deltoides.
  • Advertir al paciente, cuidador o padres, sobre la posible aparición de hematomas tras la vacunación y, por supuesto, orientarlos sobre que hacer o dónde acudir si aparece algún afecto adverso como fiebre, hematoma, calor o enrojecimiento.
  • La administración, mejor el día posterior a la terapia substitutiva con factores de coagulación o similar como sería el caso de pacientes con hemofilia.